yoga

Yoga Nidra

El yoga para la claridad mental

El Yoga Nidra es el yoga del sueño psíquico con el que se alcanza un estado consciente y profundo. Es decir que, estando totalmente despiertos y relajados, vamos tomando conciencia de nuestro mundo interior. Su práctica continua reduce los niveles de estrés, relaja el cuerpo y la mente y alivia el dolor, incrementando la creatividad y ayudando a focalizarnos en nuestros objetivos.

 

¿Cómo es la práctica?

Debemos ubicarnos sobre un mat o colchoneta en la postura “Savasana”, que consiste en ponerse boca arriba con una posición simétrica del cuerpo. Es decir, los dos brazos deben estar estirados (no puede estar uno sobre el abdomen y el otro contra el suelo) y las piernas estiradas y relajadas. No debe cambiarse la posición; por eso, tenemos que tomarnos nuestro tiempo para estar cómodos y relajados, y tener a mano una manta por si sentimos frío. Hecho esto, cerramos los ojos y así los mantenemos durante toda la práctica. Nos vamos a focalizar en el aquí y ahora: en el tiempo presente y en el espacio en el que nos encontramos realizando esta práctica. Como con cualquier práctica de meditación, si llega algún pensamiento lo dejamos pasar de largo. Llegan y se van.

Nos vamos a focalizar en el aquí y ahora: en el tiempo presente y en el espacio en el que nos encontramos realizando esta práctica.

A no dormirse!

Esta práctica profunda dura entre 20 y 45 minutos y es fundamental no quedarnos dormidos. Su objetivo es el aquí y ahora conscientes. Cada sesión debe estar guiada por un instructor de Yoga Nidra, o al menos alguien que tenga experiencia en esta práctica. Como la finalidad es relajarse de forma profunda, pueden surgir recuerdos o imágenes que no nos gusten o nos hagan sentir mal. Por ello, debe haber alguien cerca que nos cuide atentamente. Si bien hay varios audios en Internet, no practiquemos solos este tipo de Yoga profundo.

 

¿Cuándo practicarlo?

Los mejores momentos del día son por la mañana y por la noche. Es importante para nuestro metabolismo realizar la sesión Nidra a la misma hora. Quienes lo practican por la mañana sienten que arrancan el día con un enfoque mental que logra lo imposible. Quienes lo practican por la noche descansan y se relajan al 100%, lo cual hace que por las mañanas se sientan renovados y con ganas de emprender nuevas tareas.

Como con cualquier práctica de meditación, si llega algún pensamiento lo dejamos pasar de largo. Llegan y se van.

 

yoga nidra

Algunos momentos de la práctica

1. Comenzar con 3 respiraciones profundas.

2. Afirmaciones positivas. ¿Qué queremos modificar? La afirmación debe ser muy breve, como “Estoy calma/o y feliz”, “Disfruto cada instante de mi vida”.

3. Noción del cuerpo. Sentimos cada una de sus partes: desde los pies hasta la cabeza y percibimos qué nos duele, molesta o no nos gusta.

4. Fin de la sesión. Volvemos a respirar profundamente mientras repetimos la afirmación positiva elegida.


Scroll Up