escuela

Un Momento para la Meditación

Leíamos en las viejas guías de programación de canales por aire que en el cierre de transmisión el programa era: “Al cierre, un momento para la meditación”. Este diciembre la Argentina cierra una nueva etapa política y con ella culmina y se inicia una nueva oportunidad para pensar en la educación secundaria.

 

Juan C. Tedesco señalaba que la educación en la Argentina siguió una tendencia más influenciada por la política que por la economía. 156 años nos separan desde la creación del Nivel Secundario. En 1863 el Colegio Nacional de Buenos Aires es el inicio del recorrido con al menos tres principales tendencias que se abren y se cierran en los momentos en que los vaivenes de la política lo demandan. La bibliografía distingue una tendencia Aristocratizante para la cual la secundaria humanista era el destino de la clase más acaudalada. La Modernizante en la que la Educación Media debía llevar al país a niveles de conocimientos y habilidades de los países del primer mundo. Y finalmente una propuesta Democratizadora que piensa en los estudios medios como una instancia para fortalecer la ciudadanía, la democracia y los valores humanistas.

Estas tres propuestas (diríamos dos, porque la Aristocratizante fue de corta duración), conviven en el Nivel dando una resultante diferente con un Secundario de difusa identidad.

La tendencia Modernizante tiene su inicio allá por los años 1890 con la propuesta de reforma de Osvaldo Magnasco quien pretendía fortalecer la formación técnica: ir hacia los países más desarrollados de la época. La Democratizante se fundamenta en un enfoque humanista y enciclopedista. Una inspirada en las Ciencias Naturales y la tecnología y la otra en las Ciencias Sociales y la cultura general. Modernizante: Saavedra Lamas 1916, y Gache Pirán durante el primer peronismo en 1947. En este caso sin ley orgánica pero con la convivencia de las dos tendencias en el mismo nivel.

“Las tendencias educativas se abrieron y se cerraron en los momentos en que los vaivenes de la política lo demandaron.”

En 1960 el mundo se encuentra siguiendo las ideas de la Teoría del Capital Humano: para sus adeptos el Capital principal de los países era la educación de sus habitantes. Las naciones invirtieron en educación de manera exponencial. En 1968 el gobierno de facto de Juan C. Onganía adhirió a la tendencia Modernizante y se propuso modificar la estructura y el currículum de la escuela secundaria, pero la fuerte resistencia de los docentes y sindicatos se lo impidieron.

Durante la última dictadura (1976-1983) convivieron dos tendencias: una Conservadora que pretendía volver a los clásicos valores nacionales y otra Modernizante para la cual la escuela secundaria era para unos pocos.

La vuelta a la democracia trajo nuevos aires. La tendencia Democratizadora se impuso eliminado los exámenes de ingreso, el uniforme escolar, la calificación numérica y cualquier otra cuestión que limitara el acceso. Para los años 90 la globalización mundial motivó al menemismo a recuperar los postulados Modernistas para reubicar a la Argentina en el escenario de los países desarrollados. Así fue que la Ley Federal de Educación dio origen al Polimodal. El kirchnerismo, fiel a sus ideas, recuperó la línea Democratizadora para el Secundario, situación que el gobierno de Macri no pudo corregir conformándose con “actualizar” los diseños curriculares.

Este 10 de diciembre se cierra una etapa y al igual que en la vieja programación de tv se impone “Un momento para la meditación”.  La Educación Secundaria espera señales claras de la política.

 

Osvaldo Videla_300
Autor: Osvaldo Videla Dicalbo
Licenciado en Educación


Scroll Up