nutrición de otoño

Nutrición de Otoño

Vamos a cambiar cuando entendamos que ese cambio depende de nosotros

Que hace frío, que hace calor, que los chicos están de vacas y no me organizo, que ahora que empezaron las clases me pongo las pilas, que tienen mucha tarea, que me agarraron las fiestas, que los findes largos, que en el gym hay mucha gente, que la plaza me queda lejos, que la verdura está cara, que no tengo tiempo para cocinar, que el trabajo, que el estudio, que el día y la noche, que llueve, que hay sol…

Miles son las excusas que nos ponemos a diario para no ocuparnos de nosotros mismos! Qué te puedo decir? Dejá de posponerte! Pasaron las vacas y te das cuenta que al comienzo de diciembre dijiste: “ahora sí, me ocupo”, y por un pretexto u otro seguiste dejándote para después. Bueno, comenzá el 2020 poniéndole nombre y apellido a tu meta, planteá objetivos viables, pequeños, que cuesten, pero que no sientas que son imposibles de alcanzar! Andá paso a paso, adaptalo a tu vida diaria, a tus responsabilidades y actividades. Empezá con lo simple y básico, fallá unas cuantas veces, aprendé de esas pifiadas, andá motivándote de a poquito con tus mismos logros, confiá en vos y estate seguro/a que no importa lo que demores, vas a poder lograrlo!

Cada uno de nosotros es el resultado de pequeños sacrificios todos los días, pero son sacrificios que al final nos hacen bien, nos hacen sentir mejor y nos dan ganas de seguir sumando cambios. No basta con pensarlo o desearlo, TENÉS QUE HACERLO, dejá el no puedo de lado y da el paso inicial.

Planteate objetivos viables, pequeños, que cuesten, pero que no sientas que son imposibles de alcanzar.

Los primeros días son quizás los más complicados, en el sentido de que tenemos que poner todas nuestras ganas y compromiso en dejar esas conductas equívocas que venimos manteniendo desde hace tiempo y sustituirlas por nuevos hábitos. Pero ojo, también son los días en donde vas a ver más cambios en cuanto a composición corporal o en el desempeño en la actividad deportiva; el descanso nocturno mejora, tenés más energía durante el día y mayor sensación de bienestar físico y mental.

Para ese entonces tu motivación está a flor de piel y es cuando comprendemos que vamos por buen camino. Fundamental no parar! Si me convenzo de que ya aprendí todo, que tengo recontra incorporados los hábitos y merezco un premio por mis logros (este casi siempre está relacionado con algún finde de descontrol gastronómico) corro el riesgo de relajarme, desmotivarme y bajar los brazos otra vez. Si esto sucede, ganale a tu inconsciente y no demores ni una comida más en volver a lo que te hace bien. Recordá que dijimos que somos la suma de actos, por lo cual una comida no va a condicionar todo el trabajo que hiciste en la semana.

Alcanzaste el primer logro: despertate al otro día con uno nuevo. Empezá ya, date la oportunidad!

Te invito como siempre a seguir mi Instagram donde subo artículos de nutrición, salud, actividad física, motivación y cocina: Starsaludable.nutri

Los primeros días son los más complicados, pero también aquellos en donde vas a ver más cambios en cuanto a composición corporal o desempeño en la actividad deportiva.

Valeria Maccorin_300
Autor: Valeria Maccorín
Nutricionista
https://www.instagram.com/starsaludable.nutri/?hl=es-la


Scroll Up